The Limboos: sentados en el muelle de la bahía
Escrito por Dyk Bonkers    Martes, 28 de Mayo de 2019 00:00    Imprimir E-mail
Nacional - Críticas Nacional

TheLimboos-Baia

THE LIMBOOS
"Baía"
(Penniman Records, 2019)
3estrellas
 

Cae en nuestra cesta "Baía", la nueva propuesta de The Limboos, tercer álbum del actual big name del sello Penniman Records y referentes ineludibles de la escena rhythm'n'bluesera estatal. Se intuye sin ningún género de duda que la banda está más a gusto creando en el local de ensayo que no tumbados en las verdes praderas del reconocimiento procurado por sus celebrados "Space Mambo" (2014) y "Limbootica" (2017), algo que la afición siempre sabe recompensar. Por eso mismo este nuevo puñado de canciones adquiere un significado especial ya que no se advierte en ellos un vértigo excesivo a la hora de romper ese techo tan significativo para muchas bandas y más en estos tiempos tan cambiantes. Aferrados a su habitual clasicismo y con un art work que recuerda los trabajados diseños de las portadas de los artistas del jazz de mediados del siglo XX se envuelve un conjunto de temas que seguidamente intentaremos desgranar.
[...]

"Big Shot" es el más que apropiado título para un arranque de categoría, rítmico R&B de endiablada energía que se desliza frenético escoltado en las bandas por saxo y hammond; un saque inicial de tronío que transmite electricidad y frescura, uno de los rasgos distintivos del grupo. Justo después llega "La descarga", un lingote de acero al rojo que galvaniza tradiciones brasileñas y afrocubanas golpeadas con eficacia por las vibraciones del rock & roll negro de los años '50; gran ejercicio de fusión que arropado por la sección rítmica y coros  impecables nos lleva hasta los lindes de jungla. Ese latido selvático se mantiene en "Do Right", con cuyo impulso nos adentramos en la espesura no sin cierto desasosiego. Recobrando el aliento y a paso más reposado llega "Till the End of Time", pieza que transita entre la balada y el midtempo, que endulza algo el recorrido pero sin salir de la oscura frondosidad donde nos habíamos internado. "All over My Soul" cierra la cara A del artefacto, perpetuando la atmósfera amenazante con un hip-shaker cortante que cabalga sin titubeos sobre una guitarra abrasiva marca de la casa.

 

La segunda cara golpea con "Uncle Sailed Away", un trallazo cargado de swing para zarpar rumbo a calideces tropicales, donde saxo y guitarra se enzarzan en duelos a espada por la cubierta mientras sorbemos cocktails hoteando el horizonte. Con la vibrante "The First Degree" vuelve a envolvernos la oscuridad, mientras vagamos por callejones sombríos y clubs de dudosa reputación, empapados en bourbon y rastros de carmín en la manga. "Waiting for You" se erige con pasos decididos guiados por un formidable sonido de saxo, atendiendo sutilezas y miradas furtivas, aroma a latin añejo y destellos jazzy. "Where Did She Go" es el cuarto corte de la cara B (acompañado de videoclip, para los adictos a la pantallita), de nuevo entre sombras con un patrón rítmico sólido y coros que aportan cierto dramatismo en un midtempo seductor, sin fisuras pero sin ninguna sorpresa. Con " Nightbird" volvemos a parajes de querencia jazzística; de nuevo buen hacer en la ejecución,  especialmente en el tramo final con elegante pugna entre teclado y saxofón. Para la recta final llega "Way Too Long", pieza pausada de indisimulada raíz cincuentera con guiños al elegante desparpajo de Sam Cooke y de nuevo magistral exhibición de la banda al completo. Un cierre que sirve para suavizar una segunda cara que se desplegaba inicialmente con ciertas aristas.

Para finalizar nuestra humilde reflexión sobre "Baía" sostenemos que en conjunto mantiene el pulso a los dos anteriores álbumes que tantos ratos de diversión y alegría nos han brindado en estos años. Pero no es osado constatar que se echa en falta alguna sorpresa inesperada como las que jalonaban el "Limbootica", algunas de ellas publicadas en formato siete pulgadas, bocado suculento para pinchadiscos diversos y coleccionistas del ramo; y que todo sea dicho, en esta ocasión no acompañan el lanzamiento de su LP (sin considerar su reciente EP con Mike Sánchez). Su atrevida fórmula de tratar los estilos de la música negra a caballo entre los '50 y '60 los puso en los puestos de cabecera de la escena, más que nada por su originalidad y la incontestable calidad de sus shows en directo. Por eso no es exagerado aventurar que su próxima entrega tendrá que servir para revitalizar su sonido con nuevas sensaciones y para no defraudar a la nutrida cohorte de fieles que los sigue, y que tal vez no hayan visto ahora sus expectativas completamente satisfechas. Aún así, hablaremos sin duda de "Baía" como uno de los mejores discos de 2019 y al que la afición sabrá hacer un sitio en su colección particular. No hacerlo sería una irresponsabilidad, si algo se han ganado The Limboos en el último lustro es prestígio y credibilidad.
 
Tracklist:

1. Big Shot  02:54
2. La Descarga  03:31
3. Do Right  02:26
4. Till The End Of Time  03:12
5. All Over My Soul  02:57
6. Uncle Sailed Away  02:41
7. The First Degree  02:59
8. Waiting For You  03:09
9. Where Did She Go?  02:35
10. Nightbird  02:48
11. Way Too Long  02:33

 

The Limboos - "Big Shot"
 



The Limboos: sentados en el muelle de la bahía